Home / DIVERSIÓN / 13 cosas que sólo los godínez entenderán sobre comer…

13 cosas que sólo los godínez entenderán sobre comer…

¿Estas de acuerdo con estas costumbres godínez para comer?

Nada como la manera en la que comen los godínez en México. Si trabajas en una oficina, sea formal o informal, formas parte de una corporación que tiene en común una cosa: la hora de la comida es sagrada.

Sí, una pausa muy necesaria para tomarse un break, alimentarse y por supuesto, intercambiar uno que otro chisme proveniente de fuentes oficiales.

Si eres godín o buscas tu primer empleo en una empresa con un contrato y horarios más o menos fijos, seguro identificarás estos rasgos de oficinista.

La pregunta que rompe el hielo

Es tu primer día en la oficina y al acercarse la hora de comer, preguntas tímido a tus compañeros, “¿qué hay de comer por aquí?”, la frase que romperá el hielo entre tú y tus nuevos colegas, con quienes seguramente compartirás más de una aventura gastronómica en los alrededores. Aunque no te hayan preguntado directamente pero escuchaste la pregunta, mueres –y lo harás– por recomendarle las tortas gigantes de la esquina siguiente.

Pastel de oficina

Se aproxima el cumpleaños de un integrante del equipo, “nos toca de a 30 para el pastel” y aunque siempre muchos comerán gratis, te encanta el momento de la partida en la cocina para perder al menos media hora incomodando a la persona preguntándole “¿cuántos cumples?”. Por supuesto que no pueden faltar los platos desechables, pesadilla del hippie del equipo que odia la contaminación.

El chef de tu confianza

Hay dos tipos de godín: los que llevan lunch o los que compran diario y se gastan media quincena en comida.

Si eres del segundo tipo, bien sabes con quién acudir: con Doña Catalina o con “el de los tacos de guisado”. Aunque no siempre sepas su nombre, se conocen ya muy bien y él sabe perfectamente a qué hora bajarás a comer, qué y cómo le vas a pedir: sin cebolla o con una bolsita de salsa muy picosa. Incluso, el día que no vayas a la oficina él lo sabrá.

Lo peor de todo es que por cada godín que va por comida empacada en unicel, papel aluminio y una bolsa plástica, los daños al medio ambiente se multiplican de manera exponencial y parecen no importar. ¿Por qué no ir con tu tupper para que te sirvan ahí tu comida? Propón esa idea en tu oficina, seguro muchos la toman en cuenta.

Lonchera

A lo mejor no tienes una lonchera, para qué si tienes miles de bolsas de plástico en la bolsa maestra de tu cocina. Y los que ya tienen, no podrán negar que la adquirieron a menos de 200 pesos en Miniso y por la cual te sientes muy orgulloso. No falta el día en el que llevas algún guisado y se te escurre todo, y pierdes 20 minutos limpiando el cochinero que hiciste y 20 más haciendo corajes.

Tuppers de todos tamaños

Si eres un godín perfecto, sabes que después de comprarte un par de trajes –si es el dress code de tu oficina–, necesitas ir al área de blancos por adquirir tus nuevos tuppers que serán tu nuevo mejor amigo a la hora de empacar tu comida temprano cada mañana.

El sueño de todo godín: tupper de vidrio fifí o tuppers con separaciones para poder que no se mezcle el arroz con el pollo y las sobras de la cena de ayer.

El souvenir perfecto

Siempre que alguien regresa de sus vacaciones, al menos su equipo de trabajo le dará la bienvenida con un “¿qué nos trajiste?”. Para esto, el godín, contó en la tienda de souvenirs tener los suficientes dulces típicos de la región que visitó. “Para Karlita, para Marianita, para José…” y un par extra en caso de que alguien se te pase.

Perdiste tu tupper

¡Que revisen las cámaras! Si lo dejaste en el lavabo para que la señora Lupita lo lave por ti (flojo), no perderás cualquier tupper, perderás tu favorito, y si aún vives con mamá, ya te imaginas la regañiza que te va a dar por haberlo extraviado.

Mejor marca tu taza

¿Quién no llega preguntando si ya hay café? Es la primera gran tarea del buen godín después de haber marcado su hora de entrada en el biométrico. Abres la alacena para sacar tu taza de Los Moomin que tanto amas, pero ¡oh sorpresa! Volteas a la oficina de los de ventas porque no la hallas por ningún rincón y una señora la ha tomado, y lo peor de todo es que tiene la marca de sus labios rojos recién pintados cuando venía de camino.

Y aunque la marques con tu sharpie, no está exenta de ser hurtada. Lo mejor será que la laves cuando la usas y la lleves a tu lugar de vuelta.

Atún por fin de quincena

No hay mejor menú para fin de quincena que una triste lata de atún y unas galletas saladas, eso o una sopa Maruchan que te hará sentir mal por el resto de la tarde.

Si es el cumpleaños de alguien en día 13, proponen celebrarlo el 15 por la misma causa.

La fila del microondas

Si bien te va, hay microondas en la oficina, si no, eres de los que va a calentar su comida al Oxxo. Te pones de acuerdo con tus amigos para comer cinco minutos antes de las 2 para llegar al micro y que no haya fila, porque bien sabes que a esa hora estará saturado con personas que le ponen hasta 4 o 5 minutos de tiempo, ¡qué pecado!

El salero gigante tapavenas

Toda cocina cuenta con un salero gigante de sal fina, “te lo robo tantito”, y cuando lo cambian de mesa tu cara refleja lo mucho que deseas que regresen ese salero a tu lado, pues no has aprendido a comer sin sal o a cocinar con el mejor sazón.

La nieve del tianguis de los miércoles

Es miércoles y el buen godín lo sabe. Además de poder comerte unos tacos de cochinita o de cecina, podrás echarte una rica nieve de mamey en un vasito con minicucharitas de color.

Provechito

Si eres godín, tal vez esta sea una de las más típicas a la hora de comer, o de mascar chicle o tomar agua, incluso de estar dentro de la cocina. “Provechito”, rezan todos cuando es la hora sagrada y en la que más intenso está el sol y tienes que salir a la calle con tu saco y tus medias en búsqueda de alimento.

Muy probablemente mientras lees este artículo, estás en tu oficina a punto de salir a comer, así que ¡provechito!

Fuente: https://culturacolectiva.com

About La Gioconda

Check Also

¿Tener relaciones tóxicas te hace más inteligente?

La decisión más inteligente es alejarse y blindarse contra estas actitudes que debes saber identificar. …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *