Home / La Gioconda

La Gioconda

4 Razones por las que nunca debes esperar nada de nadie

4 Razones por las que nunca debes esperar nada de nadie

 

Desde chicos siempre nos enseñaron que hay que dejar todo por el otro.

Podemos hacer mucho por los demás, y está bien, pero nunca esperemos nada a cambio, porque si esperamos algo, puede que nos sintamos defraudados porque esto no pase.

Si logramos cambiar nuestro pensamiento, viviremos una vida mejor, y si nos dan a cambio algo sin esperarlo, nos sentiremos mucho mas gratificados.

Razones por las que no debes esperar nada de nadie

Lee este articulo, y te demostraremos las razones por las que nunca deberás esperar nada de nadie.

1 – Las personas no son como tu:

Todos fuimos criados de diferentes formas. Por lo tanto lo que para ti es una obviedad, para los demás puede no serlo. El día que puedas entender esto, seguirás haciendo lo que tu creas que corresponde, pero no estarás a la expectativa de recibir nada a cambio. Acepta que mucha gente es diferente, y que cada uno hace sus propias elecciones, y sus valores o principios son diferentes a los tuyos.

2 – No tengas Culpas:

Generalmente tendemos a victiminizarnos cuando las cosas no salen como nosotros queremos. Si hacemos algo, y nos sale mal, tendemos a ver quien se ha equivocado, y nos ponemos de la vereda de enfrente.

Por lo tanto, esto es algo que debemos revertir, ponernos en victimas no es saludable, a veces es importante, aunque mucho nos duela, asumir nuestros errores y volver a realizar la acción, esto incluso nos ayudara mucho a crecer. No esperes que los demás te digan que la culpa fue tuya, porque esto no pasara, asume y resuelve rápido, es mas saludable.

3 – Deja a un lado las expectativas:

Si estas esperando que alguien te diga en tu trabajo que lo que haces esta perfecto, o lo haces bien, o esperas en la pareja que te digan que eres la mejor persona del mundo, esto no es común. Por lo tanto no te generes expectativas. El valor de las cosas que haces lo calificas solo tu. Reconoce tus méritos y no esperes que los demás lo hagan.

4 – Situaciones o personas ideales, no existen:

La perfección no existe. Trata de entender este concepto, porque es real, y así te evitaras decepcionarte. Acepta a los demás y a ti mismo tal cual son. No existen perfectos y si somos todos imperfectos, incluyéndote.

Déjanos un comentario y cuéntanos si estás de acuerdo con que no hay que esperar nada de nadie.

Fuente: positivomundo.com

4 Cosas que una mujer madura espera de una relación

4 Cosas que una mujer madura espera

de una relación

1. Respeto: este punto lo amamos ya que nos gusta sentirnos respetadas, odiamos cuando otra chica pasa y a nuestra pareja se le van los ojos, si hiciéramos lo mismo a ustedes tampoco les gustaría, así que por favor… respeten y no nos hagan sentir incómodas.

2. Mensajes inesperados: un simple texto como desearnos un buen día, saber cómo estamos o si ya comimos, o un te extraño hasta llegar a un te amo, pueden cambiar nuestro día, así que hombre no duden en enviarle un mensajito a su chica no por compromiso sino porque realmente lo sienten, no tienen idea de la gran sonrisa y tremendo suspiro que le robaran a su chica.

3. Que sea caballeroso: Si bien estamos en una época donde las mujeres somos independientes, no significa que nos disgusten los detalles de caballerosidad por el contrario, creemos que siempre es bueno que los hombres sean atentos. Hay una gran controversia respecto a que la caballerosidad es un tipo de machismo, sin embargo, en la actualidad varios sondeos han arrojado que las mujeres les gusta que su pareja tenga ciertas atenciones como abrir la puerta del carro, pagar la cuenta, acomodar el asiento, ayudarles con sus cosas, aunque están conscientes que ellas pueden hacer todo eso pero que de vez en cuando es bueno que lo hagan por ti.

4. Tener su atención: con esto no queremos decir que todo el tiempo estén con nosotras, pero sí nos gusta que nos brinden parte de su tiempo y aquí hay un punto importante porque preferimos calidad que cantidad, ya que de nada sirve que pasen un día con “nosotras” si van a estar pegados al celular, contestando llamadas o mensajes, viendo sus redes etc., es mejor compartir actividades en común y desconectarnos un poco de los demás.

Visto en: el librero de Gutenberg

Algunas veces invertimos demasiado tiempo en quien nunca tiene tiempo para nosotros

Algunas veces invertimos demasiado tiempo en quien nunca tiene tiempo para nosotros

Las relaciones interpersonales suelen encontrar equilibrio cuando existe una reciprocidad entre lo que se da y lo que se recibe, cuando ninguna de las dos partes se siente utilizada, sino por el contrario, cada una ocupara un lugar para la otra persona. Ideal resulta ocupar espacios prioritarios para quien ocupa esos espacios en nosotros.

El tiempo es sin duda uno de los recursos más preciados con los que contamos. Su manera de transcurrir, hagamos o no las cosas, su incondicionalidad y el poco control que tenemos sobre esa ilusión generada por nosotros mismos, muchas veces nos hace esclavos y nos hace darle una importancia relevante a cada fracción de ese tiempo.

No existe la falta de tiempo, existe la falta de interés

Hablar de tiempo, por lo general nos hace enfrentarnos a un tema de prioridades, de preferencias y de interés. Cuando una persona realmente desea hacer algo, buscará la manera, se organizará de una forma en particular, aplazará y adelantará algunas cosas en su agenda, con la intención de poder disponer del tiempo necesario para hacer lo que desea.

Evidentemente esto no tiene que corresponder al día a día de alguien. No podemos exigir ni pretender que una persona viva permanentemente cambiando sus planes, dejando de lado cosas prioritarias, multiplicándose todo el tiempo para atender lo que tiene que ver con nosotros. Sin embargo, debemos rescatar de todo esto que quien quiere, generalmente puede.

Sin hablar en detalle de las dinámicas de cada quien, las personas cuando están interesadas en alguien más suelen abrir espacios dentro de sus planificaciones, quizás realmente no cuenten con mucha disponibilidad de tiempo, pero será evidente la importancia que nos den o nos resten en su organización o improvisación del uso de su tiempo.

No inviertas tu tiempo en quien pudiendo hacerlo, siempre tiene algo mejor a qué dedicarse

Si sientes que estás invirtiendo demasiado en quien no hace lo mismo por ti, revisa la situación y determina si esta diferencia está asociada a una falta de interés, o si es posible que hayan situaciones puntuales que están interfiriendo en las dinámicas de quien no cuenta por los momentos con la posibilidad de dedicarnos más. También podemos revisar si el equilibrio puede darse a través de otras cosas que representan demostraciones de afecto y de interés.

Si luego de revisar, no encontramos motivos para estar en las últimas posiciones de alguien, diferente a que sencillamente esa posición es la que se nos ha otorgado y que no hay algo en particular que ocurra o que hagamos para ascender, entonces es momento de replantear lo que queremos en la vida y lo que buscamos en nuestras relaciones interpersonales.

A todos sin distinción nos llena el sentirnos queridos, apreciados, valorados, saber que la otra persona está dispuesta a hacer por nosotros, cosas similares a las que haríamos por ellos. La reciprocidad y el equilibrio, son características de relaciones sanas y en las que en principio vale la pena invertir.

Visto en: el librero de Gutenberg

Principios básicos para no morir de amor

10 Principios básicos para no morir

de amor de Walter Riso

Sin lugar a dudas el amor es un sentimiento especial que llena a las personas de felicidad, les da luz y esperanza, los hace mejores personas, pero llega un punto en el que ese sentimiento o sensación se empieza a disminuir o esfumar, por tal razón compartimos los pensamientos del escritor Walter Riso, esperamos que les sirva y sea de su agrado.

Hablemos de soledad, ¿sabes vivir con ella?

Hablemos de soledad, ¿sabes vivir con ella?

Cuántas veces hemos estado en depresión por relaciones fallidas, por malas decisiones, por haber dicho lo que pensábamos, o por no haberlo hecho también.

¿Sabemos lidiar con la soledad?

Es una pregunta muy difícil.

La soledad es consejera, es una fiel amiga que siempre está ahí esperando acurrucarnos en su seno, para ayudarnos a pensar, nos alienta a llorar con algún recuerdo, y a valorar tal vez lo que vivimos en algún momento.

Hay personas, que no saben lidiar con ella. Muchas veces necesitan estar con alguien para sentirse bien, para sentirse completos, inclusive, estando junto a la persona o personas que le hicieron daño en el camino.

El tiempo y sólo el tiempo nos ayuda a curar muchas heridas, el tiempo y la soledad son los mejores aliados en esos momentos.

En esos momentos de tristeza, ocúpate, no dejes que los pensamientos te invadan, porque será difícil aún más ese proceso.

Lee, sal de compras, visita a tu familia, ve al cine, prueba el sin fin de sabores culinarios, sal con tus amigos (as), haz algo nuevo que nunca hayas hecho con anterioridad, sal de viaje, haz nuevos amigos, pruébate ropa nueva, acepta el consejo de tus mayores, recuerda que ellos han vivido más que nosotros, y todo lo que salga de su boca es oro molido. Un buen consejo de los abuelos, padre o madre, siempre nos ayudarán a lidiar con esos problemas.

Como consejo personal, yo me refugié muchas veces en los libros, te llevan y transportan a otros mundos, te alejan muchas veces de esa vida donde está la tristeza.

¿Haces caso del «qué dirán»?

En lo que respecta a la tristeza y a la soledad, ¿haces caso de lo que dice la gente, de los estándares de vida que ya están estipulados de tener pareja, casarte, y tener hijos?

Aquí no entremos en controversia. Hay quienes son felices al casarse y tener hijos y tienen la felicidad absoluta y se les aplaude porque no cualquiera lo logra. Pero, aquí es donde defiendo a las mujeres y hombres, que optan por no hacerlo. ¿Quién dijo que la mujer nació para tener bebés y casarse porque así son las buenas costumbres? ¿Dónde se estipula que el hombre sólo está ahí en su papel de macho para hacer hijos, mantener la casa, y ser el sostén de la familia?

Hay mujeres y hombres, que marcan una diferencia del resto. Y si ellos son felices ¿a nosotros qué nos importa?

Dejemos de juzgar a  la gente, a esa amiga porque está soltera, o a esa otra porque ya se le pasó el tiempo para tener bebés, a ese amigo porque no quiere casarse.

Hay quienes se casan solo por compromiso, por no estar solos, y no, porque en realidad lo quieran o deseen.

Bien dicen que la soledad y la tristeza es una combinación fatal en la toma de decisiones.

De igual forma, aquí se vino a ser feliz, no importando qué es lo que decidas hacer con tu vida. ¡Sigue adelante y sobre todo, sigue feliz!

¿Tú qué opinas?

Redacción: Capuchino para Café Lector.