Home / ANIMALES / En Italia se ha dado el primer caso de permiso laboral para cuidar a una mascota enferma…

En Italia se ha dado el primer caso de permiso laboral para cuidar a una mascota enferma…

Cuando tienes un animal entiendes perfectamente el gran cariño que se les toma, ellos son capaces de producir en nosotros un sentimiento de cariño muy profundo. Está claro, que no a todo el mundo le ocurre lo mismo pero sí a esa persona le gustan los animales, está claro que le va a pasar.

Nuestras mascotas son capaces de crear con nosotros ciertas conexiones especiales que no son comparables con nada. Por eso, cuando enferman o enferman nos ponemos realmente triste e incluso en el último caso, podemos llegar a tener un sentimiento de pérdida muy grande.

Hay que tener en cuenta que los animales desde el minuto uno, son nuestra responsabilidad y como nuestra responsabilidad tenemos que cuidarlo, atenderlo y quererlo como se merece.

En la actualidad, ya hay muchas personas que son conscientes de que un animal es una responsabilidad y lo cierto es que tienen relaciones de cariño muy bonitas con sus mascotas, incluso profundas. Por eso, a veces cuando una mascota enferma o por ciertas circunstancias fallece, una gran parte de nosotros sentimos mucho dolor y no sabemos cómo reaccionar al respecto.

Sin embargo, nuestro dolor no es lo suficientemente «importante» para poder darle pausa a nuestra vida ya que a pesar de que en el trabajo cuando un familiar muere nos permite tener días de asuntos propios, jamás podríamos hacerlo si nuestra mascota fallece o se ha puesto enferma.

Evidentemente esto es algo que todavía aun no a cambiado, pero con el paso de los años la opinión de las personas están cambiando con respecto a los animales y cómo tratarlos, por lo que hay gente que considera que la pérdida o la enfermedad de una mascota es algo importante y gracias a este pequeño cambio,  una bibliotecaria de Italia consiguió que le diera un permiso laboral para poder cuidar a su perro que había enfermado.

Primer caso de permiso laboral por enfermedad de una mascota en Italia

Todo ocurrió cuando el perrito de nuestra protagonista, una mujer bibliotecaria de la Universidad «La Sapienza» en Roma», cayó enfermo. Ella sabía que los permisos laborales solían ser aceptados cuando se trataban de cuidar a los padres o hijos, pero para ella su perro era muy importante y quería probar a conseguir ese permiso.

Como esperaba, conseguir ese permiso no iba a ser algo fácil. Intentó varias veces pedirlo pero no tuvo éxito así que como última esperanza se dirigió hacia la asociación de animales.

El objetivo de la bibliotecaria era que esta protectora de animales, LAV, le pudieran ayudar a conseguir esos permisos y así poder cuidar de su mascota sin tener miedo a perder una parte de su sueldo. Su mascota tenía 12 años, y la mujer tuvo que perder dos días de sus vacaciones, ya que los tuvo que pedir, para poder cuidar de su canino pues lo operaron tanto de la laringe como de un carcinoma.

La decisión que tenía esta mujer fue la clave para que la protectora se pusiera en marcha y comenzaran a ayudarla legalmente. De hecho, según explicó: « Fue un trabajo duro, pero al final encontramos ciertas sentencias del Tribunal supremo que dejaba muy claro que el no atender ni curar a un animal era un delito de maltrato y abandono. Más específicamente, el Código Penal de Italia establecía que este delito podría suponer pena de hasta un año de cárcel o una multa comprendida entre mil euros a diez mil.»

Gracias a esto, la bibliotecaria cuando pidió de nuevo el permiso laboral se apoyó en que si no podía cuidar correctamente de su canino esto podrá ser un delito. Así fue como sus jefes aceptaron y le dieron dos días para cuidar a su mascota.

Fuente: https://www.yotengovoz.com

About La Gioconda

Check Also

Una carta para mí misma, cuando siento que todo va mal en mi vida…

Si alguna vez dudas acerca de lo que puedes lograr, por favor recuerda tu momento …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *